Un Jefe de Gabinete sin reflejos, para los meses duros que vienen

Entrando en la fase final de la cuarentena y pasados los cinco meses de gestión, el gobierno de Alberto Fernández acomula una gran cantidad de aciertos, una imagen positiva consolidada de la figura presidencial y una inclinación al trabajo totalmente antagónica a la del anterior mandatario. Así, como el tiempo refleja ciertas fortalezas también empieza a vislumbrar algunas debilidades.