En las últimas horas, la Dirección General de Aduanas denunció en la justicia penal económica operaciones de importación de mercaderías relacionadas a insumos médicos sanitarios vinculados al COVID-19 (barbijos) y desarticuló una maniobra de sobrefacturación de importaciones por un monto cercano a los US$ 4.000.000. 

Esta operación irregular conocida como “rulo de importaciones”, consiste en declarar el ingreso al país de mercadería a valores sensiblemente superiores a los reales, con el propósito de acceder ilícitamente a una mayor cantidad de dólares a precio oficial, para luego ser transferidos al exterior y, finalmente, convertirlos al valor del dólar financiero. 

El operativo se enmarca en el foco que viene poniendo Economía, en la sobre y subfacturación de importaciones. La operación irregular alcanza a cuatro empresas que mantenían vínculos societarios y comerciales, compartían domicilios, el proveedor de las mercaderías en China y despachante de aduanas.

Para el caso de los barbijos, utilizaron el Decreto N° 333/2020 (dictado en el marco de la emergencia sanitaria COVID-19) para no pagar derechos de importación y así hacer mas rentable la maniobra irregular. Además, en otro de los contenedores de las mismas empresas se descubrieron plaquetas de video para minar criptomonedas con una sobrefacturación del 800%.

Según se informó desde el organismo que encabeza Guillermo Michel, por antecedentes de operaciones recientes se estima que el valor real de la mercadería importada ascendería a US$ 563.000, mientras que el valor declarado en las operaciones investigadas fue de US$ 4.120.000, es decir una sobrefacturación total estimada de un 730%. 

La Aduana radicó la denuncia ante el Juzgado Nacional en lo Penal Económico Nro. 11 e interviene la Fiscalía Nacional en lo Penal Económico Nro. 7, que tiene delegada la instrucción. La mercadería se encuentra incautada por la Aduana.

“En la reunión de trabajo del gabinete económico coincidimos con el Ministro de Economía, Sergio Massa, y el titular de AFIP, Carlos Castagneto, avanzar en transparentar las operaciones de comercio exterior y cuidar los dólares para la producción y el trabajo argentino”, dijo el Director General de Aduanas, Guillermo Michel. 

La maniobra denunciada

Dos empresas del rubro textil declararon el ingreso al país de barbijos, al amparo de los beneficios del Decreto N° 333/2020 (dictado en el marco de la emergencia sanitaria COVID-19) a valores muy superiores a los del mercado internacional e inclusive local. 

De la investigación en Aduana se determinó que una de las empresas importadoras declaró un contenedor con 888.000 barbijos tipo KN-95, a un valor total de compra en China de USD 858.684, es decir, un valor unitario en origen de USD 0,967 por barbijo (pesos $130 cada uno), cuando paradójicamente el mismo producto se puede adquirir localmente en comercios minoristas a un precio unitario muy inferior. En total, se trata de 1,7 millones de barbijos sobrefacturados.

Además, en otro de los contenedores de las mismas empresas se descubrieron plaquetas de video para minar criptomonedas con una sobrefacturación del 800%. Son 300 plaquetas que se declararon productos de alta calidad y prestaciones técnicas a un valor unitario de USD 7.999, cuando en realidad -y a partir de un más profundo estudio- pudo determinarse que el valor unitario real es USD 990.

Aduana puso en práctica una fiscalización sistémica de importaciones con triangulación comercial de mercadería proveniente de China y refacturada desde Estados Unidos. Dicha fiscalización abarca, en un primer esquema de trabajo, a 722 firmas importadoras que documentaron 13.640 operaciones de importación por un monto de U$S 1.254 millones.+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.