Con la iniciativa terminada, esperarán, a que se inicien las comisiones parlamentarias para poder ingresarla al Parlamento. De acuerdo a las estimaciones del oficialismo, el impuesto alcanzará como mínimo a 11 mil personas y como máximo 12 mil, un 0,03% de la población argentina, y significar una recaudación cercana a los 800 millones de dólares.

Impuesto a las grandes fortunas: por qué los tributaristas creen ...

El gravamen abarcaría grandes grupos económicos de bancos, supermercados, laboratorios, compañías de seguros o agropecuarios y no afectará a la clase media, según aclararon desde el oficialismo. 

El 1% de alícuota se aplicaría sobre patrimonios de entre $10 y 20 mil millones y se incrementaría en un 1% cada $10.000 millones extras. «Cuando uno dice grandes patrimonios, grandes riquezas, grandes fortunas, dice eso. Tiene que ser un pequeño porcentaje de la población el que pague el tributo», aclaró Heller desde un comienzo y resaltó que «ese gravamen no tiene nada que ver con las clases medias, con los ahorristas, con las PyMEs». 

Según relató Carlos Heller, el proyecto le fue encargado por el jefe del bloque oficialista, Máximo Kirchner, con la colaboración de otros legisladores del espacio y cuenta con el respaldo de Alberto Fernández.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *