Una entrevista típica en tiempos de cuarentena, sin barbijos, pero virtual. Lejos de su despacho en la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires. Pero tan cerca como se puede estar en estos momentos gracias a la tecnología. Daniel Lipovetzky, legislador bonaerense de Juntos por el Cambio, accedió a una charla en exclusiva con Pensamiento Nacional. Siempre con esa postura que lo distingue. Crítico, analítico y constructivo. Sin ambigüedades a la hora de referirse a los temas que hoy le importan a todos los argentinos.

El legislador, cuenta cómo pasa sus días en la cuarentena. Hizo un repaso sobre la conducción de Alberto Fernández respecto de la Pandemia. El trabajo conjunto entre la oposición y el oficialismo. Analizó los primeros meses de gestión de Axel Kicillof al frente de la provincia de Buenos Aires. También, se refirió al rol actual de la ex gobernadora, María Eugenia Vidal. Afirmó que el proyecto de legalización del aborto seguramente sea ley, pero ¿Cuándo?. Criticó a quienes hoy ponen por encima sus intereses personales. Dejó en claro su postura sobre una oposición constructiva. Habló de política, del movimiento peronista, del futuro de los partidos políticos tal y como los conocemos y como se posiciona Juntos por el Cambio para lo que viene.

PN -¿Cómo lleva la cuarentena, se hace difícil hacer política desde casa?

DL: Bien, cumpliendo las recomendaciones habituales, con mucha actividad en casa más allá que hemos tenido algunas reuniones presenciales en la legislatura cumpliendo con todas las recomendaciones: distancia social, barbijo, alcohol en gel, sin contacto personal. En general, usando todas las herramientas virtuales con las que contamos, pensando en aportar ideas para luchar contra este enemigo invisible, como dijo el presidente, entendiendo que este momento es para eso, cumplir las recomendaciones oficiales y la responsabilidad de trabajar en conjunto para salir de esta pandemia.

Daniel Lipovetzky adelantó cual será la postura de Cambiemos en el ...
Daniel Lipovetzky durante un discurso. Fuente: Archivo.

PN- ¿Cuál es el análisis que hace de las medidas de gobierno tomadas en el marco de la cuarentena?

DL: En general creo q las medidas tomadas por el gobierno son las correctas, reaccionó con rapidez estableciendo la cuarentena en su momento, mucho más rápido que otros países. Lo veo al presidente muy seguro y firme en sus decisiones, eso siempre es bueno para trasmitir a la población, trabajando en conjunto con los gobernadores y los intendentes, como dijo Monzó, ellos son el gabinete. El presidente lo entendió de esa manera por eso lo vemos reunido con Axel Kicillof y Rodriguez Larreta, con intendentes oficialistas y opositores, por supuesto que esto es día a día y a medida que avanza la cuarentena hay que atender los efectos sociales y económicos que causa la parálisis, ahora anunciaron que van a pagar salarios de las PYMES, me parece correcto y hay que seguir en ese camino. La economía requiere medidas de acción directas, el Estado tomando responsabilidades que son del sector privado y eso es lo que hay que hacer, siempre sostuve la necesidad de mucho presencia del Estado. Esta pandemia una de las conclusiones más fuertes que sacó para muchos que eran críticos de la intervención del Estado, es que es necesario tener un Estado fuerte para poder responder a este tipo de situaciones y otras en las cuales también es necesario su presencia.

PN -El presidente reunió a los gobernadores y gobernadoras para anunciar la propuesta de renegociación de deuda. ¿Qué le pareció esa foto? Sirven los gestos de unidad en estos casos?

DL: Si, claro que sirve la muestra de unidad ante una situación tan difícil como es proponer una propuesta de pago con quita de la deuda externa, yo lo venía diciendo desde hace un mes, cuando empezó la cuarentena y cuando el coronavirus comenzó a tener mucho más fuerza en los países de latinoamérica, era necesario que los países deudores no vuelquen recursos para el pago de la deuda sino que se debían concentrar en responder a los efectos sanitarios, sociales y económicos de la pandemia. Creo que la propuesta que ha hecho el gobierno es la correcta, hay que diferir los pagos, quita del capital y sobre todo quita sobre los interés, me parece que es una movida correcta y me parece muy bien que haya sido acompañada por casi todo el arco político. Además está enmarcado dentro de una situación internacional donde los propios organismos internacionales han planteado lo mismo, insisto yo fui unos de los primeros que salió a plantear esto, me parecía que era lo correcto. En esto hay que estar todos juntos porque está en juego el futuro de nuestro país, el que juega a la división política acá, juega a buscar intereses políticos personales y no es ni el momento ni en tema para hacerlo.

-Como diputado provincial. ¿Cómo observa los primeros meses de gestión de Axel Kicillof como gobernador de la provincia de Buenos Aires?


-DL: Es difícil hacer una evaluación de un gobierno que lleva tan poco tiempo. Hay que separarlo en dos etapas, hasta marzo y desde marzo para adelante. Yo te diría que hasta Marzo veia un gobernador que estaba demasiado preocupado en tener centralidad, buscando la confrontación y creo que no era el camino correcto para lo que la gente también había votado, yo siempre digo que tanto en 2015 como en 2019 la gente no apostó a los gobiernos que habían jugado con una estrategia polarizante como estrategia electoral, en ese marco creo que Kicillof no estaba entendiendo esa situación como sí lo hizo Alberto Fernández. El gobernador tuvo una intervención central en las emergencias y la ley fiscal, cuando en realidad era un tema del legislativo y no del ejecutivo, me parecía que en definitiva no ayudaba a un proceso donde la oposición finalmente acompañó, más allá de la diferencia en algun articulo.

Con respecto a la segunda etapa, a partir del coronavirus lo veo al gobernador trabajando en conjunto con el presidente como corresponde al igual que Larreta, me parece sí, que al principio no trabajo tan en conjunto con los intendentes, veíamos más fotos del presidente con los intendentes que del gobernador, ahora lo está empezando a corregir y ese es el camino correcto. Por el otro lado, está faltando todavía poner en funcionamiento la Legislatura, justamente este trabajo en conjunto requiere que la oposición tenga lugares donde poder aportar, nosotros como bloque de Juntos por el Cambio tenemos un montón de ideas para aportar soluciones, respuestas y herramientas con el ánimo de contribuir. Lamentablemente hoy tenemos una Legislatura sin funcionar, sin ningún tipo de mecanismo, ni digital ni presencial, son temas que todavía hoy están faltando en la provincia.

-¿Qué rol le atribuye a María Eugenia Vidal?

DL: Maria Eugenia tiene un rol muy importante, a nivel provincial y a nivel nacional. Es una dirigente que ha sido gobernadora por cuatro años, además de eso porque ha entendido muy bien cual es su rol para esta etapa, se ha mostrado acompañado, entendiendo los tiempos que vivimos. Tuvimos una reunión la semana pasada a través del zoom y ella marcó claramente que no era tiempo para mezquindades, eso la ratifica, la convierte en una líder política en la provincia de Buenos aires. También entendió que se debía ampliar la mesa de toma decisiones, si hubo un error grave en los cuatro años, fue la cerrazón en la toma de decisiones, esto Maria Eugenia lo entendió muy bien y por eso justamente constituyó la mesa de Juntos por el Cambio a nivel provincial generando más posibilidades de expresión de distintos sectores en la provincia, me parece que es el camino correcto.

-Con este año tan complejo. ¿Dónde queda el aborto en la agenda política?

Un diputado PRO anticipó que podría pedir un plebiscito ...
Daniel Lipovetzky en una de las marchas a favor de la legalización del aborto. Fuente: Archivo.

DL: Este es un año muy difícil, por supuesto que la perspectiva el primero de marzo era muy buena para que se apruebe el proyecto de legalización del aborto porque el presidente había anunciado el envío de un proyecto desde el ejecutivo proponiendo la legalización, lo anunció en la apertura de las sesiones ordinarias, eso habría una oportunidad muy fuerte para que tengamos el aborto legal y terminemos con los abortos clandestinos en el país, por supuesto que todo eso ha quedado postergado por el efecto de la pandemia, vamos a tener que esperar y luego cuando se retomen las actividades con mayor normalidad seguramente volveremos con el tema. De por si, uno tiene expectativas de que finalmente sea ley, sobre todo teniendo en cuenta que va a haber un proyecto impulsado por el ejecutivo, así como Macri fue el primer presidente que habilitó el debate, el presidente Fernández es el primero que envió un proyecto desde el ejecutivo que siempre tienen una mayor fortaleza dentro del Congreso, sobretodo para los bloques oficialistas. Quedará todo bajo el condicionamiento de cómo se resuelva esta situación que estamos viviendo con esta pandemia y seguramente en algún momento va a ser ley.

-Algunos cercanos a su espacio lo agreden y chicanean por mantener una postura de colaboración. ¿Cómo convive con ese sector de su espacio?

DL: Nuestro espacio es diverso, tiene diferentes expresiones y creo que esta bien que sea así, la diversidad es la clave para cualquier espacio político en Argentina. En esta etapa y en el futuro lo que viene van a ser gobiernos de coaliciones, el coronavirus va a cambiar un montón de cosas, en lo político va a reconocer a quienes tengan posiciones de buscar puntos en común y no en los puntos que nos dividen, yo estoy convencido que ese es el camino. No coincido con los que me chicanean o me critican por tener estas posiciones, con algunos lo puedo debatir en forma personal, con otros lamentablemente no, porque su lógica de funcionamiento político siempre es la confrontación, eso no ayuda a la sociedad argentina, yo no coincido con eso. Los argentinos en general han mostrado cuando eligen que apuestan a terminar con la grieta, por supuesto que hay un sector minoritario al que le sirve la lógica binaria, que expresa la división, amigo-enemigo, es muy fácil cuando uno está en la oposición plantear esa lógica, es la más fácil pero no es la que ayuda a la sociedad sino la que te ayuda solo de manera personal.

-PN: ¿ Alguna vez se vio tentado de cruzar de vereda?

-DL: Hoy, yo estoy en Juntos por el Cambio, por supuesto que vengo reclamando desde hace tiempo una autocrítica y un balance de los cuatro años que todavía no se ha hecho, lo veníamos planteando antes de la pandemia, ahora no es momento para hacerlo pero para el futuro debemos hacerlo, nos va a ayudar a fijar cuales son los puntos en comunes y cuáles no. En base a eso habrá un mejor funcionamiento del espacio político, si no tenemos claro cuales son las cosas que hicimos bien, las que hicimos mal o las que no tenemos que volver a hacer, es muy difícil pensar en disputar el poder en las próximas elecciones.

-No hace mucho tiempo declaró que tenía “muchos puntos en común con el peronismo”. ¿Qué siente en la actualidad?

DL: Los puntos en común los sigo teniendo, sobretodo el objetivo de lograr la justicia social, yo vengo del peronismo por lo tanto claramente no tengo ninguna limitación para expresarlo. La búsqueda de la justicia social en la argentina, es clave, en un país tan desigual, más aún con la situación que nos toca vivir con la pandemia. Además de eso yo creo que el peronismo es el movimiento político más importante de la Argentina en los últimos 70 años, desde ahí cualquier espacio político de coalición, que como yo creo es el escenario que viene, debe incluir al peronismo en ese espacio, no hay que apostar a la división entre peronismo y antiperonismo, eso quedó para la época de Braden o Perón. Hoy hay que apostar a buscar los puntos en común y eso incluye por supuesto a muchos y muchas peronistas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *