Los barbijos que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires compró con sobreprecios a la empresa Green Salud estaban vencidos desde mayo de 2016, según confirmaron desde la empresa 3M. Los barbijos fueron fabricados en mayo de 2013 y tenían una vida útil de tres años, por lo que deberían haber quedado fuera de circulación a mediados de 2016.

Luego de dos licitaciones desiertas, la firma Green Salud, del abogado Ignacio Sáenz Valiente, le vendió a la Ciudad 1.600 barbijos de la marca 3M a $3000, muy por encima del valor de mercado. Green Salud debutó literalmente con la venta de barbijos a la Ciudad. No registraba ventas anteriores a la Ciudad.

La empresa que produce los barbijos, la multinacional 3M, se encargó de averiguar los detalles de la maniobra y terminó descubriendo que la partida entregada, del modelo 8577, fueron fabricados en mayo de 2013 y no pueden ser utilizados. De hecho, según pudo saber este medio, la empresa estadounidense le habría comunicado a las autoridades de la Ciudad que se abstuviera de utilizarlos.

Por la polémica compra, ahora suspendida, tuvo que presentar su renuncia el subsecretario de Administración del Sistema de Salud, Nicolás Montovio. El jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta aceptó su renuncia y ordenó realizar una investigación interna “para garantizar que no hubo perjuicios económicos contra el Estado”.

Llamativamente, luego del escándalo, la empresa de Sáenz Valiente ofreció donar los barbijos a la Ciudad, los mismos que quería vender a $3000. La firma también quiere rescindir el contrato cuanto antes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.