El presidente Alberto Fernández participó este mediodía de la asunción del reciente electo primer mandatario de Perú, Pedro Castillo, acompañado de la primera dama, Fabiola Yañez y una comitiva de funcionarios nacionales.

En un contexto de inestabilidad que arrastra al país hace cuatro años, el jefe de Estado argentino viajó con agenda propia en busca de fortalecer su figura a nivel regional y respaldar el Gobierno de su par peruano.

Alberto Fernández arribó ayer por la noche a Perú junto a su esposa, ministros, legisladores quienes fueron recibidos por el embajador argentino en Perú, Enrique Vaca Narvaja.

“No he tenido la oportunidad de hablar con quien aparentemente ha resultado electo, pero si eso se confirmara, hoy mismo lo llamaría. Tengo todo el deseo de que trabajemos juntos y unamos esfuerzos en favor de América Latina”, había dicho el Presidente en junio.

En ese momento, todavía se dirimían los resultados definitivos del escrutinio de las elecciones presidenciales en Perú, que dejaba en duda el triunfo de Castillo sobre el de Keiko Fujimori.

Tras conocerse la victoria del líder de izquierda, docente rural y sindicalista peruano, desde el Gobierno nacional expresaron que “Castillo es el nuevo presidente electo y vamos a apoyar para que le vaya bien”.

Por otro lado, el primer mandatario argentino se reunió en Lima con su par de la República del Ecuador, Guillermo Lasso, y sostuvo que “tenemos una mirada muy común sobre la necesidad de que América latina se integre más”.

“Tenemos una mirada muy común sobre la necesidad de que América Latina se integre más y que vuelva a constituir un ámbito de unidad donde podamos discutir los problemas que tenemos”, sostuvo el Presidente sobre el encuentro en declaraciones a la prensa.

Fernández indicó que “aun cuando muchos nos paran en veredas diferentes, la verdad es que las diferencias no son tantas a la hora de ver cómo concretamos los objetivos, y tenemos que lograr respetarnos en la diversidad”.

En ese sentido, el jefe de Estado señaló que Argentina y Ecuador tienen “problemas semejantes” y mencionó que deben “lograr la inmunidad de nuestro pueblo lo antes posible, recuperar el trabajo en la formalidad y garantizar un desarrollo igualitario para todos”.

“Yo estaba en deuda con el presidente Lasso porque no había podido asistir a su asunción, y sentía que de verdad debía acompañarlo ese día”, dijo el Presidente, y remarcó que “cada vez que la democracia se afianza en un país de Latinoamérica, yo lo celebro”.

Participaron del encuentro el canciller, Felipe Solá, los secretarios General de la Presidencia, Julio Vitobello, de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, y de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi y el diputado nacional, Eduardo Valdés.

Por parte de Ecuador asistieron el ministro de Relaciones Exteriores, Mauricio Montalvo, el secretario General de la Presidencia, Ralph Suástegui Brborich y el consejero Presidencial Aparicio Caicedo Castillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *