El Tribunal Oral Federal 1 de La Plata condenó a prisión perpetua al represor Miguel Etchecolatz, quien ya purga otras 8 perpetuas, y al expolicía Julio César Garachico por los secuestros y torturas de 7 personas en el excentro clandestino de Pozo Arana, entre ellas el albañil Jorge Julio López.

La Justicia también encontró responsable a Etchecolatz de los asesinatos de 4 de esas víctimas, entre las cuales está Francisco López Muntaner, uno de los estudiantes secuestrados en el episodio conocido como La Noche de los Lápices.

“Se condena a Miguel Osvaldo Etchecolatz a la pena de prisión perpetua como coautor del homicidio calificado por alevosía, por el concurso premeditado de dos o más personas en perjuicio de Norberto Rodas y Alejandro Sánchez”, expresó el presidente del Tribunal, Andrés Basso, al leer esta tarde el veredicto para el multicondenado Miguel Etchecolatz.

Garachico fue juzgado por el secuestro y tormentos aplicados a Patricia Dell’ Orto, Ambrosio de Marco, Norberto Rodas, Alejandro Sánchez, Francisco López Muntaner, Guillermo Cano y Jorge Julio López. Y también por los homicidios agravados de Dell’ Orto, De Marco y Rodas. Etchecolatz llegó acusado por los secuestros, tormentos y homicidios de Rodas y Sánchez.

Los casos de las siete víctimas de esta causa ocurrieron entre fines de octubre y principios de noviembre de 1976 y su sustento probatorio radica especialmente en las cuatro declaraciones judiciales prestadas por Jorge Julio López antes de su segunda desaparición en 2006. López había sindicado a Etchecolatz como el jefe del operativo de su secuestro y a Garachico como quien daba las órdenes al grupo de “picaneadores”

Etcecholatz también es juzgado en el Juicio Brigadas, por los crímenes de lesa humanidad cometidos en centros clandestinos de detención y exterminio del sur del Conurbano conocidos como el Pozo de Banfield, el de Quilmes y El Infierno de Avellaneda.

El fallo fue dictado por el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata, integrado por los jueces Andrés Basso, José Michilini y Alejandro Esmoris. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.