Desde su fallecimiento los homenajes de artistas anónimos al legendario futbolista se multiplicaron, especialmente en el barrio de La Boca, en las inmediaciones de la Bombonera donde Maradona jugó por última vez en el superclásico ante River Plate el 25 de octubre de 1997.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *