Mediante un «hilo» en Twitter el Ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas defendió la decisión del Gobierno, de suspender temporalmente la financiación en cuotas con tarjeta de crédito, de consumos en dólares realizados en al exterior del país. Macondo 2021 te lo cuenta en detalle.

Walter Darío Valdéz Lettieri   

El Ministro de Desarrollo Productivo de la República Argentina, Matías Kulfas respaldó hoy la reciente decisión del gobierno nacional, de suspender temporalmente la financiación con tarjeta de crédito, de los consumos en dólares realizados por habitantes argentinos en el exterior de nuestro país.

Mediante un hilo de Twitter al que accedió Macondo 2021 el economista recibido en la UBA consideró que «cuidar los dólares de nuestra economía es un acto de responsabilidad social» y recordó que «la gran mayoría de las crisis económicas argentinas se dio por la falta de dólares, que detonó devaluaciones y pérdida del poder adquisitivo de las mayorías. Por eso, la pregunta a dónde van los dólares que produce nuestra economía es tan relevante».

Kulfas, que también se desempeño como Subsecretario de la Pequeña y Mediana Empresa y Desarrollo Regional en 2006 y 2007 graficó que «Esa característica histórica se ve hoy agravada por la deuda inédita con el FMI que nuestro gobierno no contrajo pero debe pagar. Ante este nivel de restricción, el Estado debe priorizar a dónde destina esos dólares escasos» y aclaró que «El turismo al exterior ha sido en la última década una gran fuente de salida de dólares de Argentina. Hubo mucho más turismo de argentinos en el exterior que visitantes extranjeros en Argentina. Eso significó 23.500 millones de dólares menos para nuestra economía en 10 años».

La medida, que como no podía ser de otro manera, cosechó amplio rechazo en el arco político opositor, agitó aún más durante las últimas horas, la recurrente especulación de traders e inversores locales e internacionales que desde hace tiempo pronostican una eventual devaluación del peso, como respuesta a la restricción externa que una vez más padece hoy la economía argentina.

El gobierno, contrastando con la opinión y expectativa que prevalece en los mercados, ha ratificado ya en cientos de oportunidades que no convalidará una depreciación del peso, mayor a la que propone el ritmo que viene impulsando el banco Central mediante su política monetaria.

Kulfas, fue rotundo en su intento por desactivar la creciente crítica política de un sector social que se identifica políticamente con la oposición al gobierno: » Que quede bien claro -aseguró- no motiva la decisión estatal el ánimo de afectar a grupos particulares. Son muy saludables las aspiraciones que nuestros ciudadanos tienen por mejorar la calidad de vida, más aún luego de años tan difíciles».

«Estamos saliendo de una larga crisis que, como todos sabemos, golpeó a la inmensa mayoría de la sociedad. La economía lleva 10 meses seguidos creando empleos formales, pero todavía falta muchísimo para recuperar el daño que sufrimos en los últimos años» argumentó.

«Para seguir por este camino de recuperación el Estado -explicó el Ministro- debe priorizar los dólares para importar insumos y máquinas que no se producen aquí y que son esenciales para que nuestras industrias crezcan y continúen creando nuevos puestos de trabajo».

Más allá de las pertinentes palabras del titular de la cartera de Desarrollo productivo, cabe también considerar que esta suerte de cepo, sobre cepo, sobre cepo, sobre cepo…también desnuda cierta incapacidad o imposibilidad de la Administración Fernández por desactivar de una vez por todas, la matriz de fuga de divisas y ahorro off shore que efectiviza la misma elite que luego cuestiona las medidas en respuesta ante la ausencia de divisas.

Lo cierto es que de momento, y hasta cuando no se logre reincorporar a nuestra economía el ahorro que los argentinos realizan fuera del sistema (que algunos analistas estiman cercano a 1 PBI) no queda otro camino que mayores trabas hacia el acceso de dólar ahorro, para que los cada vez más escasos «verdes» puedan destinarse a abastecer la demanda de importadores de insumos vinculados al proceso productivo.

Al respecto Kulfas reseñó que «A eso apuntan las medidas del jueves del BCRA, que en simultáneo vinieron acompañadas de una resolución que facilita el acceso a divisas para que nuestras PyMEs puedan importar maquinarias. En este contexto de restricciones inéditas por dos crisis que no provocamos (la de 2018-19 y la de la pandemia), cuidar los pocos dólares que dispone nuestra economía es un acto de responsabilidad social.»

«Sería irresponsable -sentenció Kulfas- que el Estado financie una actividad que nos cuesta tantos dólares, sobre todo teniendo en cuenta que cuantos menos dólares tengamos, más riesgos hay de devaluación. Y, como vimos en 2018 y 2019, ya sabemos el impacto que ésta tiene sobre las familias» y concluyó «Esperamos que el aumento de las exportaciones, las inversiones que hemos conseguido (y que continuaremos fomentando) y la llegada a buen puerto de las negociaciones con el FMI nos permitan continuar ordenando la macroeconomía y levantar esta medida».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *