Güemes nació en Salta, el 8 de febrero de 1785. Era parte de una familia acomodada y tuvo siete hermanos entre los que se destacaron el mayor, Juan, que formó parte del Cabildo de esa ciudad y su hermana María Magdalena Dámasa Güemes de Tejada, más conocida como Macacha Güemes.

Martín Miguel de Güemes: Invictus – Noticias Urbanas

Peleó durante las invasiones inglesas, donde llegó a capturar un barco británico –el Justine – encallado en las playas del Río de la Plata, y luego participó de la primera expedición al Alto Perú, al mando del General Balcarce donde sobresalió en la batalla de Suipacha.

Se destacó en la lucha de guerrillas que libró junto a sus gauchos en las quebradas de Jujuy y Salta, y en el valle de Lerma, que contuvieron el avance realista sobre las Provincias Unidas del Río de la Plata como se llamaba a nuestro país entonces.

Compensar la inferioridad militar con una estrategia prolongada de movimientos: retiradas provisorias hasta atraer al enemigo al terreno escogido, fuerzas dispersas que se concentran y atacan para volver a retirarse, simbiosis total entre civiles y combatientes. Eso es lo que proponía la guerra de guerrillas de Güemes.

Hubo dos hombres de la revolución de Mayo que detuvieron a los realistas en el Norte y les impidieron llegar y reconquistar a la ciudad de Buenos Aires: Manuel Belgrano y Martín Miguel de Güemes. Belgrano, en la batalla de Tucumán, en febrero de 1812, y en la de Salta, en febrero 1813, donde –tras un memorable éxodo jujeño- derrotó a las tropas imperiales al mando de Juan Pío Tristán. Y Güemes, nombrado oficialmente por el General San Martín como jefe de la vanguardia del Ejército del Norte, con su Guerra Gaucha, inmovilizó a las fuerzas enemigas en el Alto Perú, hoy Bolivia.

Quién fue Martín Miguel de Güemes y por qué es feriado el 17 de ...

Sin Güemes (y por cierto también Belgrano) San Martín no hubiera podido emprender el cruce de los Andes ni vencer al imperio español en la decisiva batalla de Maipú.

El paso como gobernador de Salta (1815 -1821) fue más conflictivo. Tal como le ocurrió al uruguayo José Gervasio Artigas con la clase pudiente de Montevideo, Güemes vivió en tensión con la clase acomodada de su provincia. Al tener que financiar el costo de la prolongada guerra de la independencia con impuestos extraordinarios a los salteños, los comerciantes, hacendados y ex funcionarios de la corona española conspiraron permanentemente contra el caudillo. Y además, tuvo la desconfianza permanente de los gobiernos que se sucedieron en Buenos Aires que nunca lo apoyaron económicamente.

A comienzos de 1821, Güemes – que simpatizaba con la causa federal- participó en las guerras civiles argentinas viajando a Santiago del Estero en auxilio del gobernador Juan Felipe Ibarra. Ante la ausencia del caudillo salteño en su provincia, el Cabildo local formado por las clases altas de la ciudad lo depusieron y negociaron con el general español Olañeta la entrega de la ciudad.

El 6 de junio de ese año, el lugarteniente del General Pedro Olañeta –el coronel José María Valdés- ocupó la ciudad de Salta. Güemes salió a combatirlo, pero recibió una herida de bala.

Los realistas le ofrecieron enviar un médico a cambio de que firmase la rendición. Se negó a hacerlo y murió, rodeado de su tropa, el 17 de junio de 1821.

17 de junio: paso a la inmortalidad del General Don Martín Miguel ...

«Por estar a vuestro lado me odian los decentes; por sacarles cuatro reales para que vosotros defendáis su propia libertad dando la vida por la Patria. Y os odian a vosotros, porque, os ven resueltos a no ser más humillados y esclavizados por ellos. Todos somos libres, tenemos iguales derechos, como hijos de la misma Patria que hemos arrancado del yugo español. ¡Soldados de la Patria, ha llegado el momento de que seáis libres y de que caigan para siempre vuestros opresores!».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *