En la previa de lo que se prevé será un encuentro álgido en la Legislatura, donde habrá doble sesión para repudiar atentado a Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador bonaerense Axel Kicillof pidió este lunes “reflexionar sobre los discursos y conductas de odio” emanados desde la oposición, la Justicia y los medios, y analizó que “es muy difícil hacerse los distraídos” frente al ataque perpetrado el jueves pasado contra la Vicepresidenta.

Las palabras elegidas no fueron casuales. Kicillof tomó aquello que desde el PRO hicieron fuerza por quitar del texto condenatorio en la Cámara baja del Congreso y hacía mención a los “discursos del odio”. Algo que hoy, sin dudas, el bloque del Frente de Todos intentará imponer.

El mandatario rechazó, en declaraciones a El Destape Radio, que “se intente hablar de dos demonios: que es lo mismo quien recibe agresión todo el tiempo que quien la ejerce”. Así, explicó que “va cayendo la ficha, uno atraviesa diferentes momento y estados de ánimos”, y reconoció que, a menudo, le “viene a la mente la imagen del atacante en loop”.

Kicillof apeló a la ironía al asegurar que hay una “olimpíada para ver quién dice la barbaridad más grande” y apuntó a todo el arco opositor. “No son discursos de odio, destilan odio”. Y aseveró que hay un intento de “deshumanizar” al kirchnerismo y “convertirlo en el mal absoluto”.

El mandatario provincial planteó que “hay una parte de los políticos y los periodistas que no han caído de la magnitud de lo que ocurrió”. Y añadió: “Es tremendo: estuvo a punto de ser asesinada la figura política más importante del país y la que conduce el movimiento político que gobierna la Argentina”.

“Desde el primer momento, dije que se incentiva la violencia. Uno viene llamando la atención sobre la cuestión, que es muy antigua e implica a la Justicia, algunos medios de comunicación y dirigentes. Es muy difícil hacerse los distraídos”, prosiguió.

Este lunes la Legislatura votará el repudio a Cristina Fernández de Kirchner en una sesión que, como aseguró la senador Teresa García “va a tener chisporroteos”.

En diálogo con El Destape, Kicillof aseguró que “es imposible pasar por alto lo que instigan aún en gente que puede ser desequilibrada, que decide hacer lo que otros prácticamente piden. Pasó lo que pasó y hay que hacerse cargo”.

Luego, planteó que se lo castigó desde algunos medios cuando dijo que el fiscal federal Diego Luciani, en los alegatos de la causa Vialidad, “sin pruebas, pidió erradicar a Cristina de la vida política”.

Y sobre la oposición fue claro: “Nunca escucharon a nuestra fuerza política pedir o hablar en esos términos como habla el macrismo. las manifestaciones del peronismo son pacíficas, no vamos a las casas de Macri, Vidal o Larreta”.

Para Kicillof, “hay odio, persecución judicial y mediática porque ellos no quieren discutir proyectos políticos de país, qué quieren hacer con la Argentina o qué piensan”, por lo que evaluó que “se deben replantear el hecho de que haya todo el día coros de indignados diciendo cosas de los peronistas y que aparezcan causas judiciales que le den visos de verosimilitud a esos discursos aunque no tengan contenido”.

Consultado acerca de si la oposición busca ocupar el lugar de víctima, el gobernador dijo: “Estamos bastante acostumbrados a lo de acusar al otro. Los culpables siempre están del otro lado. Es una especie de maniobra de proyección, diría el psicoanálisis: acaban de atentar contra Cristina, pedimos reflexionar sobre las causas y los discursos de odio, pero las víctimas son ellos”.

“Hacer política es discutir política para mejorarle la vida a la sociedad, y tenemos que redoblar los esfuerzos para hacerlo”, prosiguió y puso de relieve que pese a que “hay un sector recalcitrante, otra parte de la sociedad busca seguir siendo pacífica y seria”, cerró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.