De acuerdo al organismo de control de la Nación, además de la falta de controles internos, se detectaron millonarias operaciones en los días previos a la declaración de cesación de pagos (cinco de diciembre de 2019) de transferencias entre empresas vinculadas.

Los puntos negros de Vicentin que el juez no vio | ... | Página12

Por otro lado, figura la venta de acciones de la importante firma Renova por 122 millones de dólares, sin respaldo de la conveniencia de la operación, tratándose de una las “joyas” de Vicentin y a tres días antes de la cesación de pagos. Esto pareció ser moneda corriente en la compañía cerealera ya que, tal como consta en el documento oficial, las actas de directorio carecen de análisis de operaciones trascendentes, como venta de empresas o participaciones accionarias millonarias en dólares, como así tampoco se exhiben los planes estratégicos de mediano y largo plazo ni los planes de inversión.

Otro dato llamativo: Vicentin SAIC no presentó los balances del último ejercicio para acompañar su pedido de Convocatoria de Acreedores en febrero de este año. “Falta de información y documentación relacionada a la verdadera integración del Holding de Sociedades que integra Vicentín SAIC, impidiendo verificar la real conformación del mismo. Se solicitó formalmente información sobre la composición accionaria de las Sociedades en las cuales la empresa es accionista minoritario, así como cualquier otra documentación que permitiera comprender la relación existente entre las Sociedades Vicentin S.A.I.C y Vicentin Family Group, datos que no fueron proporcionados”, expresó la Sigen.

Luego, añadió que “de la lectura de las actas de Directorio se puede visualizar el escaso análisis de los temas tratados en las reuniones del Órgano de Administración. En ese sentido, no se hace referencia a contar con Informes de las Áreas técnicas y Legales que sustenten el temperamento adoptado por dicho Órgano societario, en las resoluciones adoptadas”.

Con respecto al arqueo, se verificó la existencia de 5.865.397 pesos en efectivo pero lo que pertenecía a Vicentin era 4.422.344 pesos. Del resto, algo más de 1,4 millones correspondían a Algodonera Avellaneda, y el resto en pequeñas proporciones de Buyanor, Río del Norte, Oleaginosa San Lorenzo y Emulgrain

También falta claridad en operaciones, que carecen de justificación, como la emisión de cheques por 90 millones de pesos antes de que se declare en cesación de pagos, de los cuales $78,5 millones fueron emitidos por Sociedades Controladas a favor de Vicentín SAIC.

Esto alimenta la posibilidad de que en la firma existió un intento de vaciamiento, administración fraudulenta, lavado de activos y evasión agravada. Cuestiones que deberá investigar la Justicia a fondo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *