El mandatario empezó a extender su influencia a cada uno de los sectores del Estado y esto llegó, como era de esperarse, a la puerta de los tribunales jujeños. De modo tal que todas las selecciones de magistrados están hoy teñidas de un halo de sospechas.

El abogado Darío Raúl Melano presentó un recurso de amparo para que se revise uno de los concursos, en los que él había quedado primero y no fue seleccionado para la terna. Según su escrito esto no representaría mayores problemas si no fuera la tercera vez que le ocurre quedar en primer lugar y no ser seleccionado, ante la duda, también quedó segundo para otros dos concursos y tampoco entró en la selección.

De acuerdo con la presentación, el abogado no discute la norma, está de acuerdo con las facultades discrecionales del Poder Ejecutivo, es decir que no le molesta que el Gobernador elija la terna a dedo, lo que cuestiona Melano es que esa elección no sea “ejercida sin fundamentación ni motivación suficiente, ni tampoco de un modo irrazonable y discriminatorio”.

“Una cuestión discrecional se transforma en arbitraria cuando dentro del procedimiento se estableció un puntaje y el Poder Ejecutivo designa jueces que están 10, 15 y hasta 20 puntos por debajo de quien encabeza el listado de orden de mérito”, señaló Claudia González una referente de los abogados en la provincia de Jujuy y que está siguiendo de cerca cómo evoluciona el recurso presentado por Melano ante el Superior Tribunal de la Provincia.

“Si no se respetará el listado de orden de mérito, no pongamos puntaje, sino ‘aprobado’ y ‘desaprobado’, que vayan los aprobados y el gobernador elija de acuerdo a la cara. Hay un listado de orden de mérito; si el gobernador manifiesta que quiere un mejor Poder Judicial, independiente, probo e idóneo, ¿cuál es el justificativo para designar a alguien que está 20 puntos por debajo del primero? Eso es lo que queremos saber”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *