Los casos de coronavirus fueron récord en varias de las provincias que se niegan a retroceder de fase en la cuarentena. El viernes fue el peor día para provincias como Mendoza (124 casos), Córdoba (108), La Pampa (42) y La Rioja (36), que están en fase 5 con apertura de las actividades prohibidas en el área metropolitana, como bares, restaurantes, reuniones sociales y gimnasios.

Buenos Aires regresa al confinamiento tras incremento de ...

El caso de Jujuy es el que más preocupa a los gobernadores. Este viernes tuvo 236 casos y ya quedó lejos el recuerdo de la vuelta a clases y apertura de shoppings que había dispuesto Gerardo Morales antes que cualquier otro.

El radical quería evitar las fotos de funcionarios nacionales en plan salvataje en sus tierras pero debió ceder ante el avance descontrolado del virus. Por eso el ministro nacional Ginés González García le envió una delegación este viernes para darle una mano. Es que el problema de Jujuy es de mayores proporciones que el del AMBA, en donde hay mucha más infraestructura sanitaria.

En todas las provincias se da el mismo debate interno: cuántos contagios diarios van a determinar una vuelta atrás como la que debió hacer Jujuy. La discusión suele ser la misma: los ministros de Salud piden cerrar para priorizar la cuestión sanitaria y el ala política quiere seguir en fase 5 ante las presiones de la sociedad y las empresas que piden evitar el colapso social y económico.

En Tucumán, que ya empieza a palpar la circulación comunitaria del virus, la ministra de Salud salió a pedir que la gente se quede en sus casas mientras que el mismo día el ministro del Interior rechazó la posibilidad de salir de la fase 5. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *