La AFIP denunció penalmente a Susana Giménez por presunta evasión fiscal por supuestas omisiones en su declaración jurada de Bienes Personales durante 2019.

La deuda asciende a 50 millones de pesos. Sin embargo, debido a las multas e intereses, la conductora podría llegar a pagar hasta $300 millones.

Tras ser notificada, la diva rechazó el monto exigido y sostuvo que no hizo “ninguna declaración engañosa” ni defraudó al Fisco. Además, aseguró que el impuesto es “confiscatorio”.

La denuncia fue realizada el jueves pasado en los tribunales del fuero en lo penal económico. Según trascendió, se denunció a la conductora y a quienes puedan haber sido “coautores, cómplices, encubridores o instigadores” de los hechos cometidos.

De esta manera, Susana Giménez solicitó una cautelar en el marco de una acción declarativa de inconstitucionalidad (JNCAF 10 – Expte 2254/21) por el incremento de la alícuota de BP 2019. Esta medida se rechazó por el juzgado, fue apelada y luego solicitó el desistimiento del recurso de apelación cuando se dicta la resolución de Determinación de oficio.

Además, en otro expediente, Susana presentó otra cautelar para que no ser denunciada penalmente, que fue rechazada en julio 2022 porque “no se advierte en principio arbitrariedad en el accionar de la Administración”. La misma fue apelada y a la fecha no tiene resolución.

Según explicaron desde la AFIP, Susana Giménez puede extinguir la acción penal con el pago de la deuda.

“Dado los antecedentes de la contribuyente, es difícil que esto suceda, con lo cual el juez debería dar curso a la denuncia, pedir al Ministerio Público Fiscal que impute a la denunciada y la llame a declarar”, agregaron en relación a si puede ir o no presa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.