El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra, consideró que la decisión del Gobierno de levantar las restricciones a las exportaciones de maíz en medio del lock out de las patronales rurales “no fue una marcha atrás sino un paso adelante” en la búsqueda de consensos con los sectores productivos.

El funcionario sostuvo, además, que la medida de fuerza de 72 horas concretada por un sector de la Mesa de Enlace tuvo “un efecto imperceptible” en la economía y consideró que, más allá de las declaraciones altisonantes de algunos dirigentes del sector, “llevar la cuestión a un escenario de tensión entre el Gobierno y el campo, es hacer una interpretación equivocada” de los hechos.

“Acá no hay ni buenos ni malos sino una discusión de intereses”, definió el ministro durante una entrevista por La Mañana, en AM 750, en la que evaluó los resultados de la reunión de ayer donde se pusieron paños fríos en la relación entre la administración del Frente de Todos con una parte de las corporaciones del agro.

Las negociaciones derivaron en un acuerdo: el Gobierno no pondrá límites a los volúmenes declarados para la exportación y las entidades no solo asegurarán el abastecimiento interno del maíz para la industria alimenticia, sino que también garantizarán la estabilidad de los precios. Todo bajo el monitoreo y seguimiento de la flamante mesa intersectorial de maíz.

Es por eso que, para Basterra, estas decisiones “no fueron una marcha atrás sino un paso adelante” en el diálogo que propone la administración de Alberto Fernández. “Ayer quedó claro que nuestro modelo de decisiones es nuestro, que es el de poder dialogar y ponernos de acuerdo”, añadió.

De la misma manera negó la existencia de un “escenario de tensión” entre el Gobierno y el sector de la Mesa de Enlace que adhirió a la protesta, y criticó también “la estrategia del PRO de atacar las políticas del sector”.

“Es muy importante que busquemos consensos”
Lo que también se consiguió en la reunión de ayer fue que todos los sectores de la cadena de producción “se comprometieron a encontrar un mecanismo de desacople de los precios internacionales con los internos, y esto es algo que tampoco lo van a poner de titulares” en los diarios, lamentó.

“Estamos transitando caminos que resuelven los problemas de fondo”, puntualizó el funcionario y destacó que, a pesar de que el lock out fue el protagonista en las noticias, “no se cortó ninguna ruta ni se paró la comercialización”, porque más allá de ese presunto paro hubo movimiento de granos en el puerto de Buenos Aires.

Por eso, añadió el ministro, “es muy importante que busquemos consensos para que nadie quede en una posición desventajosa. Para que se garantice la cadena de producción de alimento en la Argentina y se puedan sostener el comercio exterior y los dólares tan necesitados para salir de esta crisis en la que nos dejó la pandemia macrista”.

En este escenario, desde la cartera agropecuaria “estamos transitando caminos que resuelven los problemas de fondo” y los exportadores así lo entendieron. Por eso “se comprometieron en volúmenes que no pongan en riesgo la dinámica interna” de producción de alimentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *