El canciller Santiago Cafiero se comunicó con su par chileno, Andrés Allamand, para ratificar la decisión de “trabajar con el gobierno que resulte ganador una vez que finalice el proceso electoral” en el vecino país.

Esta postura se da luego del rechazo exteriorizado por la cartera de Relaciones Exteriores chilena a los “términos inadecuados” proferidos por el embajador en Santiago, Rafael Bielsa.

En concreto, el máximo representante diplomático argentino en Chile había cargado contra José Antonio Kast, al advertir que el candidato presidencial es “antiargentino” y “xenófobo”, al tiempo que encarna “una derecha rupturista, pinochetista, que no habla de derechos humanos, ni de desaparición de personas, ni de tortura, ni de responsabilidades estatales, y que no teme decir su nombre”.

También lo comparó con el exmandatario de los Estados Unidos Donald Trump y con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

“Estas expresiones representan una intromisión inaceptable en los asuntos internos de Chile y vulneran normas de la Convención de Viena sobre Relaciones diplomáticas”, advirtió la diplomacia chilena.

Así las cosas, pese a que no hubo comunicado oficial, la Cancillería argentina dejó trascender que las palabras de Bielsa eran meramente “su análisis personal, su opinión”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *