“Estamos haciendo un esfuerzo sin precedentes en el Estado”, destacó este jueves el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, al presentarse por primera vez ante la Cámara de Diputados, en una exposición inicial de casi una hora donde apuntó contra el discurso del odio, destacó el diálogo político y ponderó las medidas tomadas durante la pandemia.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Sergio-Massa-Santiago-Cafiero-Maximo-Kirchner-1024x683.jpg

Si bien habló de una “crisis preexistente” a la del coronavirus, Cafiero no hizo demasiadas referencias a la gestión anterior, sino que se abocó a la coyuntura y buscó dejar un mensaje conciliador de cada a o que viene, aunque no formuló anuncios ni adelantó medidas concretas.

“Atravesamos un momento donde a las crisis preexistentes se suman nuevas crisis. A una economía que ya venía dañada se suma la amenaza de la pandemia, la amenaza a la vida y al trabajo”, dijo Cafiero al principio de su exposición.

Apuntó que en 2019 “el voto popular expresó un claro cambio de prioridades” y “se dio una nueva alternancia en paz”, lo cual “fue mérito de los argentinos y los dirigentes políticos”.

“Somos conscientes de que todavía falta mucho, pero el diálogo político y democrático es para nosotros un ejercicio diario y no solo comunicacional”, señaló el funcionario.

En otro pasaje de su discurso, se refirió al “discurso del odio” y lo calificó como un acto de “violencia”. “La privación del ejercicio de derechos, los prejuicios, son violencia. Nosotros somos parte de una generación que transita años de democracia sostenida. Al odio no se lo combate con más odio; se lo combate con democracia

Para Cafiero, el discurso del odio “es el que le dice a la gente que ya no hace falta cuidarse, que es posible dividir provincias, que es posible incitar al golpismo contra un gobierno catalogado como dictadura”.

Además, dijo que este tipo de discurso “inventa noticias falsas y contamina a una sociedad que está asustada y conmovida y que todos los días pone el hombro para salir adelante”, y a su vez “impide avanzar en transformaciones que son necesarias”.

Específicamente, cuestionó las consignas como la del “aluvión zoológico” o la referencia al cáncer, al advertir que eso “obtura la discusión política”. “No tenemos que ser indiferentes frente al odio”, pidió.

Cafiero destacó la coordinación con los gobernadores e intendentes, que “ha sido parte del éxito para generarle certezas a una sociedad que está asustada, que le reclama a la política soluciones y coherencia”.

“La pandemia ha destacado que la población, en estos casos extremos, busca respuestas en el Estado. Nadie espera que el mercado por sí mismo distribuya recursos o coordine cuidados específicos. El Estado es el que cuida en este tipo de circunstancias”, subrayó.

En esa línea, afirmó que “estamos haciendo un esfuerzo sin precedentes en el Estado”, en cuanto al cuidado de la salud y fortalecimiento del sistema sanitario, el cuidado de los ingresos, de la actividad económica y de los “derechos prioritarios”.

“No hicimos el aislamiento para enamorarnos; lo hicimos para cuidar la salud y salvar vidas”, reforzó, y ponderó que en 21 días se hicieron “12 hospitales modulares en Buenos Aires, Santa Fe, Chaco y Córdoba”, a la vez que se puso en funcionamiento el Hospital René Favaloro en La Matanza.

También puso en valor el trabajo de las pymes y lo contrapuso a aquella propuesta del ahora senador nacional Esteban Bullrich respecto de “poner una cervecería artesanal” como solución a la crisis.

“Hoy podemos hablar de que nuestras pymes, cuando no son bastardeadas y cuando encuentran un Gobierno nacional que las acompaña, las ayuda y les tiende la mano a la hora de producir, lo hacen”, aseguró Cafiero.

Por otra parte, elogió la labor de científicos e investigadores argentinos, así como la participación de la Universidad Nacional de San Martín en los ensayos clínicos con suero de caballo, aprobados por la ANMAT, para tratar a pacientes de Covid-19.

En tanto, el jefe de Gabinete sostuvo que el Programa Detectar “hoy está teniendo resultados muy promisorios” y se está aplicando “sin ningún cartel de banderías políticas”.

Los sinsabores económicos los provoca la pandemia, no la cuarentena, y esto lo podemos ver con claridad en distintos países. No entremos en una falsa dicotomía: esto es salud y economía”, enfatizó.

A continuación, hizo un repaso de las medidas económicas tomadas por el Gobierno durante la emergencia sanitaria, entre las que destacó el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), “una política de escala inédita en nuestro país y en la región: casi 9 millones de argentinos son alcanzados por esta política de ingresos”.

También destacó el Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), los créditos a tasa cero, la moratoria que ahora se busca ampliar a todos los contribuyentes y la prórroga del programa Ahora 12 hasta fin de año, entre otras medidas.

“Aprendimos en este tiempo que nadie se salva solo y a valorar lo esencial”, expresó, y reiteró que “estamos en una crisis que se monta en una crisis anterior”, tras lo cual consideró que “tenemos que focalizarnos en el crecimiento inclusivo”.

“A todos nos gustaría estar informando sobre la marcha del gobierno en otro contexto. Pero llevamos meses de pandemia y eso todavía no pasó. No podemos dar por ganada la batalla ni mucho menos”, manifestó Cafiero.

Asimismo, afirmó que “este virus también nos enseñó que no hay soluciones mágicas” y que “la única forma de prevenir más contagios es no relajarnos”, por lo que le pidió a la dirigencia política que tenga “espíritu docente a la hora de seguir explicando” los cuidados cotidianos que hay que tener.

Hacia el final, Cafiero recibió aplausos de los oficialistas presentes en el recinto cuando aseguró que “un peronista de ley no sabe lo que es renunciar a la esperanza”, y por último, sentenció: “Venimos a hacernos cargo”.

Cafiero agradeció “el tratamiento que se le dio a las iniciativas del Poder Ejecutivo y a los trabajadores que permitieron que se pudiera reanudar la tarea legislativa en muy poco tiempo”. En ese sentido, recordó que Argentina fue “el país número 14 en ponerse en funcionamiento de forma remota”.

A su vez, resaltó que con la sesión que se desarrollará este viernes, la Cámara baja “ya ha celebrado más sesiones que todo el año pasado”, lo que vinculó a “una época donde sí se valora el diálogo político”.

También mencionó que el presidente convocó a los legisladores “en tres oportunidades” y “a agenda abierta”. “El diálogo político se ejerce, no se declama”, insistió.

Además, el funcionario se mostró “conforme” con “la participación que el Ejecutivo ha tenido en esta Cámara y en el Senado: 70 funcionarios nacionales han participado de reuniones presenciales o remotas en estos siete meses, de los cuales 25 fueron ministros”, mientras que “en todo el año pasado solo un ministro vino” a Diputados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *