Con motivo de la celebración por el Día de la Bandera, la vicepresidenta Cristina Kirchner participó este lunes de un acto junto al ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi; y el secretario general de la CTA, Hugo Yasky, entre otros. En su discurso dejó fuertes definiciones sobre las internas dentro del oficialismo, la inflación, la construcción del gasoducto y los planes sociales.

En este sentido, la vicepresidenta se refirió a las internas que azotaron al Gobierno nacional durante las últimas semanas: “La unidad del Frente de Todos nunca estuvo en discusión”.

La exmandataria también aprovechó la oportunidad para mencionar la reciente polémica por la construcción del gasoducto Néstor Kirchner y pidió que los funcionarios “no agachen la cabeza” frente a los empresarios. “Eso es tener funcionarios que funcionen”, añadió.

“No me interesa quedar bien con ningún funcionario; me importa quedar bien con la sociedad, con los argentinos, con los que confiaron en nosotros y nos votaron”, aseveró y sostuvo: “Este es un Estado estúpido, en el que no se articula para desarticular la estafa a la Argentina. No hay voluntad ni actitud de cambiar las cosas. Es necesario charlar esto”.

Asimismo, negó que la inflación sea causada por el déficit fiscal. “El mayor déficit fiscal lo tiene Estados Unidos. El déficit no es bueno ni malo. Estoy intentando encontrar las causas verdaderas de por qué tenemos una inflación única en el mundo. No es por el déficit fiscal. La economía argentina produce dólares que se evaden. Hay un festival de importaciones”.

La funcionaria tampoco dejó pasar las declaraciones del ministro de la Corte Carlos Rosenkratz, quien sostuvo que “no puede haber un derecho detrás de cada necesidad porque no hay suficientes recursos para satisfacer todas las necesidades”. Al respecto, la vicepresidenta aseguró: “Donde hay una necesidad de dólar, ahí habrá un juez o un fiscal para darles dólares a las importadoras. Esto es hoy el partido judicial”.

También le dedicó unas palabras al diputado libertario Javier Milei por haber dicho que Domingo Cavallo fue el mejor ministro de Economía y dijo irónicamente que tras esa declaración “estamos para el suicidio colectivo, onda Guyana, onda Jim Jones”, en referencia a la matanza colectiva en 1978.

En otra tramo de su discurso se refirió a los reclamos de las agrupaciones piqueteras y se mostró a favor de disminuir la cantidad de planes. “Las políticas sociales no pueden seguir tercerizadas. El Estado debe recuperar ese rol y transparentar. Eso no es peronismo, el peronismo es laburo, trabajo. No es depender de un dirigente barrial para que me de el alta y la baja, sobre todo las mujeres que son las más explotadas”, cuestionó.

Ante de cerrar su presentación, la vicepresidenta apuntó nuevamente contra los funcionarios del Gobierno nacional: “No olvidemos de donde venimos y por qué ganamos y no lo hagamos únicamente por ganar las elecciones, ¿ganar para no cambiar nada? Mejor, quedarse en la casa”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.