En el gobierno porteño crece el malestar contra Felipe Miguel por la situación de las vallas en el domicilio de Cristina Kirchner, tras una jornada de balance negativo para Horacio Rodríguez Larreta que terminó con represión contra los manifestantes. En Parque Patricios se apunta contra el jefe de Gabinete como el ideólogo del hecho de la discordia.

Miguel defendió ante los medios la decisión de cercar las calles cercanas a la vivienda de la vicepresidenta para que sólo pudieran pasar los vecinos. «Vamos a ser firmes para que el barrio recupere la tranquilidad. El vallado va a estar el tiempo que sea necesario», explicó este sábado, cuando los militantes comenzaban a aglomerarse en Recoleta.

No fueron pocos los funcionarios que a lo largo de la jornada despotricaron contra el ministro coordinador y calificaron de «decisión tonta» el vallado, que dejó a Larreta en una situación compleja con los ciudadanos afines a Cristina Férnadez; y expusieron:»Cuando te ganaron la calle ya está, si no sostenés las vallas perdés autoridad y si las sostenés te expones a reprimir con un resultado incierto».

A su vez, Felipe, un dirigente resistido en el Gabinete de Larreta y con aspiraciones electorales en 2023, cree que puede ser el próximo alcalde, no fue incluido en la reunión que tuvieron el ministro de Seguridad, Marcelo D´Alessandro y Jorge Macri, como representantes de la Ciudad, junto con Wado De Pedro (Interior), Aníbal Fernández (Seguridad) y Martín Mena (vice de Justicia) por Nación.

Tampoco estuvo junto a Larreta en la conferencia de prensa, donde optó por rodearse de María Eugenia Vidal, Martín Lousetau y Jorge Macri. Patricia Bullrich fue invitada pero no asistió y las representantes de Carrió, Mariana Zuvic y Paula Olivetto, optaron por quedarse en el fondo del salón de conferencia de prensa e irse a los minutos, con caras largas.

Cabe destacar que, en medio de la tensión y tras la represión, las autoridades de Nación y Ciudad acordaron que en la zona en la que vive la titular del Senado no se lleven a cabo acampes, ferias, batucadas ni fuegos artificiales. Del lado del alcalde, se comprometieron a retirar las vallas y la respuesta fue que Cristina le pediría a la gente que se retire. Lo hizo a su modo, en un escenario, con el «vayan a descansar».

Luego, en una conferencia de prensa en Parque Patricios, Larreta comunicó: «Una cosa es una manifestación y otra cosa muy diferente un plan organizado de ocupación del espacio público. Eso no lo podemos permitir. Por eso anoche, después de que se desconcentraron los manifestantes para evitar situaciones de tensión, dispusimos un vallado para recuperar el espacio público para todos los vecinos y devolver la vida normal al barrio, después de cinco días de alteración. Siempre con la paz como objetivo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.