El gobernador Juan Schiaretti participo del acto por el 17 de Octubre que encabezó Alberto Fernández, en otro paso de integración al peronismo nacional, luego de los últimos años de distancia.

No fue una presencia testimonial. En los días previos, Schiaretti movilizó a sus intendentes, legisladores y funcionarios, para que aporten volumen «virtual» al acto celebrado en la CGT. Su idea fue que se note la presencia de peronistas cordobeses.

Así lo confirmó el presidente del partido, Oscar González: «Por supuesto, el PJ Córdoba y el gobernador adhieren a la celebración y decidieron participar del acto con el presidente de la Nación».

La presencia física de Schiaretti en la sede de la CGT Nacional -epicentro de la celebración oficial – fue descartada desde un comienzo por ser el mandatario parte del grupo de riesgo. Pero sobre todo porque desde el Centro Cívico creen que entre los cordobeses caería muy mal un viaje del gobernador con fines partidarios en medio de la cuarentena dura que rige para una parte de la provincia y que todavía provoca manifestaciones de rechazo.

La presencia física de Schiaretti en la sede de la CGT fue descartada desde un comienzo porque el gobernador integra los grupos de riesgo. Pero sobre todo porque desde el Centro Cívico creen que entre los cordobeses caería muy mal un viaje del gobernador con fines partidarios en medio de la cuarentena dura.

Por eso, Schiaretti decidió seguir el acto desde su oficina en el Centro Cívico, a donde muy pocos pueden ingresar debido a los máximos recaudos que tomó su equipo sanitario para evitar que se contagie el virus.

Desde el peronismo consideran que la participación orgánica del partido local se ve «correcta» hacia afuera, mientras que hacia adentro servirá para afianzar lazos con los sectores más conservadores del PJ que rechazan las fricciones con el Frente de Todos.

Pero también es cierto que el schiarettismo aceleró la convocatoria frente a los suyos con intenciones de contrarrestar el trabajo que, un tiempo antes, ya había iniciado el albertismo cordobés con el senador Carlos Caserio y la diputada Gabriela Estévez a la cabeza, quien sumó a la celebración a los jefes comunales, legisladores y dirigentes albertistas de Córdoba.

El schiarettismo aceleró la convocatoria frente a los suyos con intenciones de contrarrestar el trabajo que, un tiempo antes, ya había iniciado el albertismo cordobés con el senador Carlos Caserio y la diputada Gabriela Estévez a la cabeza.

Mientras que la CGT Regional Córdoba que conduce el legislador delasotista José Pihen, preparó en la sede histórica de la central obrera ubicada en la capital cordobesa, un acto con presencias acotadas.

Bajo la consigna de «conmemorar el 17 de Octubre y en apoyo al gobierno nacional», la central oficialista siguió a través de una gran pantalla el acto principal.

Incluso anticipó allí que, si había consenso para nombrar al presidente como titular del partido nacional, Córdoba apoyaría esa decisión.

En Córdoba, las distintas facciones del peronismo tuvieron varias interpretaciones sobre la asistencia del titular del Panal, aunque todos coincidieron en que “falta mucho para hablar de unidad” del PJ cordobés con el nacional con miras a las elecciones del 2021. (Fuente www.perfil.com). El periodismo profesional es costoso y por eso debemos defender nuestra propiedad intelectual. Robar nuestro contenido es un delito, para compartir nuestras notas por favor utilizar los botones de «share» o directamente comparta la URL. Por cualquier duda por favor escribir a perfilcom@perfil.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *