El gobierno de Alberto Fernández se prepara para anunciar un aumento en las jubilaciones. Se trata de una nueva actualización del Índice de Movilidad Jubilatoria de los haberes de jubilados, pensionados y prestaciones sociales. Se estima que el mismo será de entre 15,3% y 16%. Además, se espera que se comunique la otorgación de un bono o directamente un aumento adicional permanente del haber mínimo.

Posibles nuevos montos
La Ley de Movilidad establece que el incremento se basa en el cálculo que actualiza los montos en base a un coeficiente elaborado en partes iguales por la recaudación previsional y la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte). De esta manera, con un aumento del 15,3%, el haber mínimo de $37.525 subiría a $43.266, según cálculos de NA. Por su parte, la Pensión al Adulto Mayor (PUAM) de $30.020 aumentaría a $34.613.

En tanto, las pensiones no contributivas (PNC) treparían de $26.267 a $30.285. Por último, el haber máximo subiría de $252.507 a $291.140. De todas formas, con esos valores, las jubilaciones y pensiones volverían a perder frente a la inflación. En junio habían aumentado 15%, según la fórmula de movilidad, lo que sumado al 12,28% de marzo, representó un incremento del 29,12% en el primer semestre de 2022.

Mientras tanto, la inflación lleva acumulado un alza del 36,2% en lo que va del 2022 y 39,9% en el rubro alimentos. Cabe recordar que los beneficiarios que cobran los haberes más bajos, tuvieron un refuerzo de ingresos de $18.000 que se abonó en dos partes: abril ($6.000) y mayo ($12.000). Aquellos que no recibieron ningún bono, sufrieron una pérdida del 5,2%.

Con el aumento en torno al 15,3/16% en septiembre, la suba acumulada de septiembre a noviembre sería del 49/50%, bastante por detrás de la inflación esperada que para noviembre podría escalar al 70/75%. Para colmo, se estima que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de julio (se anunciará este jueves) será de más de 7%, el más alto de la gestión de Fernández.

¿Llega un nuevo bono para jubilados?
A raíz de la creciente inflación y la continua pérdida de poder adquisitivo que afecta a los jubilados y pensionados, el Ejecutivo asimismo planea otorgar un bono para compensar una parte de la merma significativa que se ve reflejada en los haberes. Aún no se conoce si el bono será por única vez o de carácter permanente. La diferencia es sustancial porque de ser solo por esta vez no se integran al haber corriente.

Es decir que compensan la inflación sólo de esos meses, ya que cuando se vuelvan a pagar los haberes retroceden a los valores pre-bono y los aumentos posteriores se otorgan sobre una base más baja. En cambio, un aumento adicional al índice de movilidad se integra al haber por lo que pasa a ser permanente y los futuros aumentos se calculan sobre una base mayor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.